Una deuda o morosidad se define, en términos estrictos, como un conjunto de obligaciones de pago que una empresa tiene con distintas entidades, ya sea con bancos, acreedores y/o proveedores.

 

Muchas veces este término se ve de manera peyorativa, sin embargo, si tienes una empresa, sabrás que las deudas son algo normal, es decir, que son parte del proceso financiero de estas. Muchas veces los dueños de pymes necesitan pedir préstamos para obtener liquidez y flujo de dinero. 

 

Las deudas en sí no son un problema si somos ordenados y cumplimos con las fechas de pago. El problema está cuando las deudas se escapan de nuestro control y en estos casos, las pymes son las que se ven más afectadas. Es por eso que se hace muy necesario saber cuándo endeudarse y hacerlo de manera inteligente, con tal de que este ingreso sea beneficioso y no termine por agobiarnos y perjudicar nuestra organización..

 

Hoy en nuestro blog de Coval preparamos este artículo en el que te daremos 5 consejos que puedes aplicar para evitar la morosidad en tu empresa

 

Establece límites

 

Para cosas de dinero es necesario el orden y los límites, así, la administración de nuestros recursos será eficiente. Para evitar las deudas, es importante hacer un estudio previo del estado financiero actual de tu empresa y saber cuánto es el monto mínimo y máximo que tienes para endeudarte. Esto te dará la claridad necesaria para tomar decisiones inteligentes y acorde a tu situación. Con esto, podrás prevenir el sobreendeudamiento, es decir, tener un exceso de deudas que superan tus ingresos.

 

Cuídate de los intereses excesivos 

 

Es normal que, si obtienes un préstamo, este tenga intereses. Pero, debes fijarte muy bien en cuál será la tasa de interés que tendrás y cuánto tiempo tendrás para pagar ese préstamo.

 

Muchas veces, los emprendedores y dueños de empresas tienen el problema del sobreendeudamiento producto de la acumulación de intereses, puesto que el monto inicial se termina doblando o triplicando, lo que les imposibilita pagar. ¡Que no te pase! Intenta siempre tener tus cuentas pagadas al día, así, evitarás los intereses o castigos por demora.

 

Cuentas sin control y en todos lados

 

Pedir préstamos en distintos lugares puede significar un desorden financiero importante, ya que puede traer confusiones, olvidos y problemas ligados a la desinformación. 

 

A veces, tener muchas deudas pequeñas en distintos lugares puede convertirse en un dolor de cabeza y ser peor que una sola gran cuenta en una sola entidad o servicio financiero. Por eso, procura mantener tus cuentas ordenadas y con las fechas de pago establecidas. 

Como mencionamos anteriormente, en temas de dinero, el orden y la claridad será tu mejor aliado

 

Infórmate, sé un empresario activo

 

Todas las entidades financieras que prestan servicios a clientes tienen protocolos, bases legales, términos y condiciones, etc. Estudia las cláusulas y contratos con detención y pregunta si tienes dudas. Incluso puedes asesorarte con expertos si crees que es necesario.

 

Como dueño de una empresa, ya sea micro, pequeña o mediana, debes ser activo en estos temas, ya que te ayudará a comprender mejor cómo funciona el mercado financiero, saber cómo enfrentar estas responsabilidades y evitar futuros problemas financieros por falta de información y asesoría.

 

Organización y objetivos claros

 

Como ya hemos mencionado, la organización financiera es esencial para que las empresas puedan tener sus cuentas controladas y evitar el sobreendeudamiento. Para esto, es necesario definir cuáles son los objetivos del préstamo solicitado o deuda adquirida (inversión, expansión de la empresa, personal, mobiliario, etc). Así, sabrás exactamente para qué se usó el dinero solicitado y podrás monitorear si esa decisión fue la adecuada.

 

Esperamos que estos consejos hayan sido de utilidad para evitar a toda costa la morosidad en tu empresa. Recuerda que la organización, el conocimiento, mantener las cuentas controladas y el compromiso son muy importantes para mantener un flujo financiero constante y seguro.

 

En Coval estamos interesados por el crecimiento y desarrollo de las pequeñas, medianas y grandes empresas, es por eso que, si necesitas asesoría financiera, estás en el lugar correcto.

¡Conversemos!