Potencias mundiales. Nadie imaginó la magnitud que tendría la crisis sanitaria que actualmente estamos viviendo. Las pérdidas humanas y económicas han sido enormes y, por supuesto, esto traerá muchos daños colaterales y consecuencias negativas para los próximos años, según dicen los expertos.

Con todo esto, tendremos que adaptarnos al nuevo futuro en medio de la incertidumbre y el miedo, lo que será muy complejo. Para esto, tenemos que pensar y analizar nuestro presente para poder trabajar en ese futuro, es por eso que debemos preguntarnos ¿qué han hecho las potencias mundiales para enfrentar la crisis?

Mirar el panorama mundial puede ayudarnos a reflexionar sobre lo que está pasando, en términos, políticos, sociales, económicos y culturales y así, poder buscar formas para evitar lo más posible los daños que esta crisis mundial está dejando.

 

Situación actual de las principales potencias mundiales

 

 

Europa ¿Cómo ha vivido la crisis el viejo continente?

 

Muchos países europeos, específicamente los de Europa occidental, se vieron devastados por la pandemia durante los primeros meses del 2020: Italia, Francia, España, Inglaterra, por solo nombrar algunos. Pese a que estos países cuentan con grandes economías, desarrollo y sistemas de salud eficientes, se vieron sobrepasados a medida que la infección se propagaba debido a sus tardías reacciones y medidas de confinamiento.

Por otro lado, países del centro y este de Europa como, Portugal, Hungría, República Checa o Rumania, han presentado bajos números de contagio debido a sus tempranas medidas de confinamiento y cierre de fronteras.

A pesar de estas diferencias, actualmente el número de contagios y muertes ha descendido poco a poco en todos los países que más se vieron afectados. Sin embargo, no es momento de cantar victoria porque los países siguen expectantes, puesto que, según expertos de la Organización Mundial de la Salud, es necesario estar preparados para enfrentar una segunda ola del virus.

 

Asia, los primeros en enfrentarse al virus

 

China, específicamente en la ciudad de Wuhan, fue desde donde se comenzó a expandir el virus hacia el resto del planeta a fines del año pasado. Sin embargo, sus medidas fueron muy extremas desde un comienzo: cierre de ciudades enteras, testeos masivos, cuarentenas obligatorias y cierre de comercios. Esto permitió que, durante el mes de mayo, los contagios no hayan superado las dos cifras.

En otros países de Asia como Corea del Sur o Japón, las medidas de confinamiento social no fueron tan extremas, pero sí lo fue el rastreo de los contagiados y de nuevos brotes. Esto les ha permitido detectar localmente los brotes para poder controlarlos.

 

En Hong Kong, incluso se les ha implementado un brazalete electrónico a los ciudadanos que vienen de viajes en el exterior para verificar que cumplen con las cuarentenas.

Pese a que la mayoría de los gigantes asiáticos ha sabido controlar el virus, se han dado cuenta de que, a medida que relajan las medidas sanitarias y controles, se vuelven a ver nuevos casos de Covid-19, por lo tanto, se debe estar en alerta frecuente y no pensar en falsas victorias, al menos por ahora.

 

América, ¿Qué ha hecho la casa blanca?

 

El caso de América ha sido bastante complejo, ya que el virus llegó tarde pero con mucha fuerza. Cuando recién se estaba comenzando a conocer más de lo que pasaba en Asia y Europa y cómo se comportaba el virus, este llegó a América y muchos países tomaron decisiones lentas, lo que se ha visto reflejado en el alto número de contagios en países como Estados Unidos, Brasil, México, Perú y Chile.

En la actualidad, es el continente que lidera la cantidad de casos a nivel mundial y las predicciones de los especialistas en salud para nuestro continente son incluso más negativas que para Europa.

Según los expertos, la principal potencia mundial del continente americano, Estados Unidos, no ha sabido liderar adecuadamente en este proceso, así lo menciona el profesor de la universidad de Oxford, Ian Goldin, para una entrevista para la BBC, lo que provocará negativas consecuencias económicas y políticas en los próximos años.

 

¿Por qué ni una de las potencias mundiales ha podido enfrentarse completamente al virus?

 

Las respuestas pueden ser muy variadas, ya que cada persona puede tener sus propias perspectivas. No obstante, el secretario general de la ONU, Antonio Guterres, ha mencionado que, en general, ha habido una falta de coordinación, liderazgo y unión entre los países. Según el secretario, las diversas políticas públicas de los países líderes no han colaborado para buscar una solución de manera conjunta para el control del virus, lo que ha propiciado su rápida expansión.

 

Para finalizar, bien sabemos que es imposible que en este momento podamos tener certeza de qué hacer para frenar el virus completamente, ya que es una amenaza nueva. Pero lo que sí ha quedado claro es que existe una necesidad de trabajar en conjunto y de manera coordinada para que esto no se siga expandiendo y, de esta forma, podamos adaptarnos a la nueva forma de vida que viene de ahora en adelante.

 

Ya lo hemos estado haciendo, aprendiendo a lidiar con el distanciamiento social, teletrabajo, el uso de canales digitales para seguir trabajando, todo con el fin de prevenir el contagio y seguir viviendo más o menos como lo hacíamos antes.

 

Esto todavía no ha terminado y nos queda un largo camino por delante, es por eso que, viendo el ejemplo de los otros países, debemos buscar una forma para poder enfrentarnos a esta pandemia de modo inteligente, que compatibilice efectivamente las necesidades médicas, sociales y económicas de las personas.