Para las empresas es común enfrentarse a problemas como las dificultades para acceder a diferentes fuentes de recursos, entre muchas otras. Una ayuda en el tema de financiación puede ser el Factoring, es un tipo de financiación para empresas el cual consiste en el adelanto del cobro de facturas por parte de una entidad financiera. La empresa solicitante recibirá el importe de sus facturas por adelantado, y la empresa financiera se ocupará de que el pago de esas facturas se realice dentro del tiempo estipulado. 

Dicho contrato ofrece diversidad de servicios administrativos y financieros como: estudio del grado de solvencia de los deudores asignándole una línea de riesgo, servicios de contabilidad entre muchos otros.

¿EN QUE CONSISTE?

Es una operación que consiste en la cesión de la cartera de cobro a clientes como: facturas, recibos y/o letras de un Titular a una firma especializada en este tipo de transacciones, convirtiendo las ventas a corto plazo en ventas al contado, asumiendo el riesgo de insolvencia del titular y encargándose de su contabilización y cobro; es decir, consiste en la compra de los créditos originados por la venta de mercancías a corto plazo.

Estas operaciones de factoring pueden ser realizadas por entidades de financiación o por entidades de crédito: bancos, cajas de ahorros y cooperativas de crédito.

Participantes del factoring

Los participantes del factoring son los siguientes:

  • Vendedor, cliente o cedente de los derechos de cobro
  • Empresa de factoring, factor o cesionario
  • Deudor o cedido

No se generan deudas

Recurrir al Factoring no supone ningún tipo de endeudamiento entre la empresa y la entidad financiera, ya que se trata de un simple intercambio de derechos de cobro entre la empresa cliente y la empresa financiera, no se genera ningún tipo de deuda.

VENTAJAS

  • Ahorro de tiempo, ahorro de gastos, y precisión de la obtención de informes.
  • Permite la máxima movilización de la cartera de deudores y garantiza el cobro de todos ellos.
  • Simplifica la contabilidad, ya que mediante el contrato de factoring el usuario pasa a tener un solo cliente, que paga al contado.
  • Saneamiento de la cartera de clientes.
  • Permite recibir anticipos de los créditos cedidos.
  • Reduce el endeudamiento de la empresa contratante. No endeudamiento: Compra en firme y sin recurso.
  • Se puede comprar de contado obteniendo descuentos.
  • Puede ser utilizado como una fuente de financiación y obtención de recursos circulantes.
  • Las facturas proporcionan garantiría para un préstamo que de otro modo la empresa no sería capaz de obtener.
  • Reduce los Costos de operación, al ceder las Cuentas por cobrar a una empresa que se dedica a la factorización.
  • Proporciona protección en procesos inflacionarios al contar con el dinero de manera anticipada, con los que no pierde poder adquisitivo.
  • En caso del Factoring Internacional, se incrementan las exportaciones al ofrecer una forma de pago más competitiva.
  • Eliminación del Departamento de Cobros de la empresa, como normalmente el factor acepta todos los riesgos de créditos debe cubrir los costos de cobranza.
  • Asegura un patrón conocido de flujos de caja. La empresa que vende sus Cuentas por Cobrar sabe que recibe el importe de las cuentas menos la comisión de factorización en una fecha determinada, lo que la planeación del flujo de caja de la empresa.

Abrir chat