El factoring es, en palabras simples, una herramienta financiera que permite a las empresas aumentar su liquidez anticipando sus cuentas por cobrar.

O sea, es una operación que se da entre una empresa y una institución financiera, en la cual esta última se hace cargo del cobro de las facturas y/o cheques de esa empresa en un menor periodo de tiempo del que estaba estipulado. 

Esto le permite a las pequeñas y medianas empresas con necesidad de capital obtener recursos y liquidez inmediata para poder seguir desarrollando sus operaciones.

 ¿Cómo funciona el factoring?

Para llevar a cabo esta operación deben existir tres elementos fundamentales: 

  • El cliente, o sea, la empresa que emitió la factura y que necesita el dinero de manera rápida. 

  • El deudor, en otras palabras, quien debe pagar la factura en un plazo determinado.

  • La empresa de factoring (factor), es decir, la entidad a la que se le ceden esas facturas. Esta es quien, luego de entregar el dinero al cliente, sigue el proceso de cobro con el deudor.

Como mencionamos anteriormente, si tu empresa tiene facturas o cheques pendientes, mediante una operación de factoring, esta cede esos cobros a una institución financiera que se hará cargo de todos los trámites necesarios para cobrar ese dinero, cobrando un porcentaje. 

De este modo, tu empresa recibirá el dinero de forma inmediata, sin importar el plazo que indique la factura para ser cobrada, ya sea 30, 60 o 90 días, considerando que muchas veces estos plazos no se cumplen y estancan el flujo de caja.

Ventajas del factoring para los empresarios

Anteriormente, las personas no veían con muy buenos ojos esta operación financiera, lo que provocó una serie de mitos en torno al factoring. 

Se tendía a pensar que las empresas recurrían a esta forma de financiamiento cuando estaban con demasiadas deudas o al borde de la quiebra. Sin embargo, en los últimos años, el factoring ha demostrado que esa visión estaba errada y que entrega más beneficios que desventajas

Los principales beneficios del factoring son: 

  • Entregar liquidez inmediata a las empresas.  Esto significa que el cliente podrá obtener recursos inmediatos para continuar con sus operaciones de manera eficiente y sin retrasos.

  • Permite organizar mejor los recursos financieros. Esto te permitirá ordenar tus ingresos a corto, mediano y largo plazo. Así, podrás llevar un orden establecido que te ayudará a tomar buenas decisiones para futuras operaciones e inversiones.

  • No queda registrada como deuda en el sistema financiero, por lo tanto, puedes acceder a otros créditos.

  • Externaliza los cobros, de este modo, se agiliza el tiempo de gestión y te libra de trámites engorrosos.

  • Al otorgar flujo de caja constante, mejora los índices financieros de tu organización.

Como podemos ver, el factoring permite a los empresarios usar este dinero para ampliar su capacidad de pago, expandir su negocio, pagar sueldos, renovar mobiliario, mantenimiento, inversión en otras estrategias de ventas o lo que sea que la empresa necesite.

Otro beneficio importante es que estas fuentes de financiamiento están reguladas por la ley 19.983, que regula la transferencia y otorga mérito ejecutivo a copia de las facturas. Por lo tanto, el factoring es un procedimiento completamente legal y sobre todo, seguro para todo tipo de emprendedores. 

Cabe destacar también que, debido a la crisis sanitaria que estamos viviendo y que ha afectado severamente a las pymes, se han implementado nuevas políticas que permitirán que créditos con garantía estatal entreguen la posibilidad de tomar el factoring como opción de financiamiento a las empresas que lo necesiten teniendo una tasa de interés preferencial.

Desventajas del factoring

Toda transacción financiera puede tener algunos contras, en este caso, muchas personas pueden pensar que la principal desventaja del factoring recae en el porcentaje que se descuenta a la hora de ceder los documentos.

Sin embargo, este porcentaje dependerá de cada compañía que ofrezca los servicios y de cada transacción realizada, por lo tanto, siempre se debe estudiar y analizar detalladamente la oferta y la operación, buscar asesoría y poner en la balanza los pro y contras. 

Es importante que siempre busques la opción que mejor se adapte a tus necesidades y te preguntes lo siguiente: ¿El porcentaje de descuento afectará significativamente el desempeño de mi empresa a mediano y largo plazo?

El factoring como una opción segura, inmediata y confiable

En conclusión, contar con este tipo de financiamiento puede ser muy importante y beneficioso para miles de empresas que, sin importar su tamaño, necesitan innovar y optimizar su gestión para permanecer en el mercado, sobre todo en este periodo de crisis mundial que estamos viviendo. 

En Coval estamos fuertemente comprometidos con el desarrollo de las pymes y del mundo empresarial, ya que conocemos el importante rol que cumplen en el desarrollo de nuestra economía.

Si necesitas asesoría financiera, estamos para ayudarte. ¡Contáctanos!

¡Conversemos!